Si quieres ayudar o adoptar…

Just another WordPress.com site

[AnimaNaturalis] ” Yo sí quiero que se acabe el mundo”, del blog de Dra. Leonora Esquivel Frías

———- Mensaje reenviado ———-
De: AnimaNaturalis <espana@animanaturalis.org>
Fecha: 12 de diciembre de 2012 10:05
Asunto: [AnimaNaturalis] " Yo sí quiero que se acabe el mundo", del blog de Dra. Leonora Esquivel Frías

Abriendo Jaulas: blog de Leonora Esquivel Frías, fundadora de AnimaNaturalis Internacional
Ponte en accion por los animales Lee nuestros articulos Visita HazteVegetariano.com Tienda online de AnimaNaturalis Apoyanos: hazte socio AnimaNaturalis.org

Yo sí quiero que se acabe el mundo

Dra. Leonora Esquivel FríasDra. Leonora Equivel Frías
Fundadora de AnimaNaturalis Internacional
Sigue a Leonora en Facebook

Supuestamente este mes se acaba el mundo. Se han hecho películas, escrito publicaciones, organizado mesas redondas, creado páginas para hablar del tema, pero nadie parece tomárselo muy en serio. Escuchaba el otro día a unos jóvenes comentar sobre esta posibilidad en tono burlón, y decían que “sería cabrón ver como explota todo”. Me acordé de la última película de Lars von Trier, donde podemos ver tres actitudes respecto a un mismo suceso. Un niño que espera con serenidad el futuro, una joven que sabía que esto pasaría, y una mujer angustiada y con miedo.

Me pregunto cuál sería mi actitud ante semejante fenómeno. Sin duda la primera es la más recomendable pero seguramente sería difícil mantener la calma al presenciar que todo aquello que conociste y amaste está a punto de desaparecer.

Lo más probable es que el mundo no se acabe y que la próxima semana esté escribiendo un nuevo blog para ustedes; pero entonces ¿a qué hacen referencia las profecías, la ubicación de los astros y demás predicciones? Como lo entiendo es que este es el final de una era y habrá una alineación planetaria que favorezca la oportunidad de dejar atrás lo que no nos sirve y enfocarnos hacia desarrollar niveles más elevados de conciencia.

Tal vez todo esto son meras especulaciones, pero me gusta pensar que es el fin del mundo como lo conocemos. Por supuesto que no deseo que se acaben los bosques, las selvas, la vida en las aguas, en la tierra, pero sí espero que nuestras partes oscuras mueran y se transformen en algo mejor.

Si las especies animales y vegetales mutan y se adaptan a su entorno, por qué nuestra moral no podria también evolucionar de acuerdo a los tiempos que estamos viviendo. Con la era de la información al alcance de un click, no podemos escudarnos en la ignorancia para seguir viviendo como hasta ahora: de manera egoísta y destructiva, no sólo hacía los demás, sino hacia nosotros mismos.

Como parte de nuestro legado del libre albedrío podemos destruir y crear con la misma facilidad, es sólo la intención que ponemos en el proceso. Pareciera que en los últimos 50 años nos hemos empeñado en lo primero y los esfuerzos a favor de lo segundo se quedan cortos.

Más que temer a que se acabe el mundo, cuánto miedo tenemos a destruir aquello que nos aprisiona, que niega nuestra sensibilidad, que evita contactar con lo bello, con lo natural, con el otro. Nos asusta sentir, por eso no queremos ver imágenes de animales maltratados, porque incluso quedarnos indiferentes nos da miedo, pues sabemos que para conseguir mucho de lo que tenemos, aniquilamos esa sensibilidad que nos permite generar empatía hacia otro ser sintiente, independientemente de su especie.

El fin del mundo no tiene que ser volcanes en erupción, terremotos, inundaciones. Puede ser la poderosa voluntad de destruir aquello que ya no nos sirve, que nos impide crecer, sentir, amar, respetar. Hemos cometido muchos errores que atentan contra nuestra supervivencia como especie.

Qué más amenazas necesitamos que el hecho de saber que cada día desaparecen entre 100 y 200 especies de plantas y animales, que cada año matamos 60 mil millones de animales terrestres para comer, que anualmente deforestamos un área equivalente a Costa Rica, que el mar es el ecosistema más irreversiblemente dañado por nuestras industrias.

Acabemos con el mundo que no queremos heredar a nuevas generaciones y creemos otro, reconstruído con la razón y el corazón, con la intuición y la voluntad, con la humildad de sabernos parte de un todo y no un amo que dispone por los demás. Lo más hermoso y lo más terrible está dentro de nosotros.

Es hora de dejar salir aquello que nos hace compasivos, empáticos, solidarios, justos. Salvemos aquello que amamos. El resto, que se acabe.


Lea y comente más publicaciones como esta en el blog oficial de Dra. Leonora Esquivel Frías.
http://blog.leonoraesquivel.com

Sigue a Dra. Leonora Esquivel Frías en Facebook.
http://www.facebook.com/LeonoraEsquivel

Sigue a Dra. Leonora Esquivel Frías en Twitter.
http://twitter.com/#!/leonoraesquivel

© AnimaNaturalis.org. Permitida su reproducción siempre y cuando se cite la fuente.

................................................................
Si tienes consultas, contacta a espana@animanaturalis.org

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada en diciembre 12, 2012 por .

Twitter

Error: Twitter no responde. Por favor, espera unos minutos y actualiza esta página.

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: