Si quieres ayudar o adoptar…

Just another WordPress.com site

[AnimaNaturalis] “Los animales también votan”, del blog de Dra. Leonora Esquivel Frías

———- Mensaje reenviado ———-
De: AnimaNaturalis <mexico@animanaturalis.org>
Fecha: 23 de junio de 2012 18:25
Asunto: [AnimaNaturalis] "Los animales también votan", del blog de Dra. Leonora Esquivel Frías
Para: pelusa@bigfoot.com

Abriendo Jaulas: blog de Leonora Esquivel Frías, fundadora de AnimaNaturalis Internacional
Ponte en accion por los animales Lee nuestros articulos Visita HazteVegetariano.com Tienda online de AnimaNaturalis Apoyanos: hazte socio AnimaNaturalis.org

Los animales también votan

Dra. Leonora Esquivel FríasDra. Leonora Equivel Frías
Fundadora de AnimaNaturalis Internacional
Sigue a Leonora en Facebook

Cuando hablamos de derechos para los animales, la mayoría de la gente se imagina que estamos pidiendo para ellos derecho al voto, a la educación, a la seguridad social. Obviamente  no es así. La teoría de los derechos nace a partir de la inequidad en las estructuras de poder. Los derechos surgen para proteger los intereses individuales frente a los intereses colectivos. Hoy en día, todos los animales no humanos están dentro de las relaciones de poder de la sociedad, en el sentido de ser vulnerables de ser dañados por nuestra actividad económica y decisiones políticas. Si esto es así, al evitar extender los derechos a los animales se les está dejando sin la protección necesaria.

En la práctica, al carecer de derechos, los animales están al margen de cualquier exigencia o reclamación moral que les impida ser explotados y utilizados para nuestra conveniencia.

El término "derechos para los animales" hace un paralelismo con otras causas que reivindican derechos para colectivos humanos y esto ayuda a que se entienda el planteamiento de lo que solicitamos, pero ello no implica que animales humanos y no humanos sean sujeto de los mismos derechos; éstos se conceden según las necesidades de cada especie.

 Si el término derecho implica otorgar protección a quienes pueden ver perjudicados sus intereses en manos de otro, cabe preguntarnos ¿qué intereses pueden tener los animales? Al menos, creo, el interés de no sentir dolor y el interés de buscar estados placenteros.

Los seres humanos estamos interfiriendo constantemente en la realización de estos intereses básicos de los animales. Por supuesto no somos responsables del dolor causado a una gacela por un león a la hora de cazarla para comerla, pero sí somos responsables moralmente del dolor causado a un animal criado en una industria y sacrificado en nuestro supuesto beneficio.

Pongo en duda lo benéfico que puedan resultar estos sistemas de producción, porque lo veo no sólo desde un punto de vista económico, sino ecológico y humanista. La explotación y maltrato no enaltecen nuestra humanidad, sino que la degradan. Consideramos inmoral hacerlo con miembros de nuestra especie – a pesar de que se haga- pero no nos cuestionamos si hay algo reprobable en hacerlo con miembros de otras especies distintas a la nuestra.

El homo sapiens comparte este planeta con millones de especies animales y vegetales, entre otras formas de vida, y lamentablemente en lugar de atribuirse el papel de guardián o protector de la naturaleza, se ha convertido en un tirano insaciable.

Para darnos una idea acerca de las víctimas de esta tiranía, pensemos que en el mundo se matan anualmente, para consumo humano, 60 mil millones de animales terrestres. Algo así como 10 veces la población humana.

Conocer cifras abrumadoras no basta para modificarlas: hace falta un cambio profundo en nuestra conciencia respecto al trato que damos a los animales no humanos.

Si los animales votaran, seguramente pedirían para sí tres derechos básicos: el derecho a la vida, a la libertad y a no ser torturados. Yo iría más lejos: les concedería también el derecho de no ser considerados propiedad, para que pudieran disponer sobre ellos mismos. Mientras los animales sigan siendo considerados bienes muebles y no seres que sienten placer y dolor, seguiremos comerciando con sus vidas.

Se bien que los animales no llegarán a las urnas este próximo mes de julio, pero quienes podemos decidir por ellos, sí. La afición a la tauromaquia de Josefina Vázquez Mota, Peña Nieto recibiendo una montera en la plaza de toros nos dicen mucho acerca de su postura frente a los derechos de los animales.

La elección por la defensa de los animales se lleva a cabo en una casilla y en cada pequeña acción de nuestra vida diaria. Cada acto como consumidor es un voto a favor de la vida o la muerte de los animales.

Comencemos desde hoy a elegir la vida.


Lea y comente más posts como este en el blog que Leonora publica en el diario El Universal, de México.
http://blogs.eluniversal.com.mx/leonimal/

Sigue a Dra. Leonora Esquivel Frías en Facebook.
http://www.facebook.com/LeonoraEsquivel

Sigue a Dra. Leonora Esquivel Frías en Twitter.
http://twitter.com/#!/leonoraesquivel

© AnimaNaturalis.org. Permitida su reproducción siempre y cuando se cite la fuente.

................................................................
Si tienes consultas, contacta a mexico@animanaturalis.org

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada en junio 25, 2012 por .

Twitter

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: